domingo, 7 de marzo de 2010

MERCADOS DEL PERÚ

EL NOMADA XXIII
MERCADOS DEL PERÚ

Era la primera década de los ochenta. Mi abuela en vez de llevarnos a misa nos llevaba al mercado. Los domingos era el día indicado para encontrar productos que venían de diferentes puntos del Departamento. Empezábamos por lo más sólido y pesado (papas, camotes, yucas, arroz) y progresivamente pasábamos a diferentes secciones como: verduras, legumbres, frutas, hortalizas, los sazonadores… En fin las compras dominicales en el mercado se convertirían - para mí - en un viaje de exploración a los orígenes de cada producto. Mi abuela era fanática de las naranjas de Huaranchal. Ella sabia escogerlas, por su olor, tamaño y color. Para motivarnos abría una o dos naranjas y daba a cada nieto una rodaja. El aroma que desprendían esas naranjas hasta ahora me hace agua la boca… Estos viajes tendrían una duración de una a dos horas (contando el trayecto de la casa – mercado – casa). Los olores del mercado también los recuerdo, cada sector se identificaba; obviamente el de pescado y de frutas son los extremos. Lo interesante de ir al mercado es que mi abuela nos comentaba o contaba un poco del lugar de origen de cada producto. Es lo que mas me gustaba, imaginar los cerros, valles, ríos, colinas… En mi mente podía visualizar - a mi entendimiento - cada lugar, quedando así los deseos de algún día conocer aquellas tierras generosas que producían lo que luego saborearíamos.

Con el recuerdo de estas salidas con mi abuela (tiene 92 años), cuando voy a alguna ciudad, pueblo o caserío donde el viento me lleva, los mercados se convierten en el primer lugar a visitar. A veces como un acto de recuerdo de mi infancia y otras veces para conocer mejor el lugar que visito.

La presente edición del Nómada es un pequeño viaje a algunos mercados del Perú.
Hasta entonces.

Cordialmente:
Texto y fotografía:
Víctor Corcuera Cueva
Trujillo 07 de Marzo de 2010


Músicos en la entrada del mercado Central de Trujillo


Entrando por el pasaje San Agustín, esta el sector de tamales. Los mismos se encuentran en tradicionales restaurantes pero 100% más caros. (Mercado Central de Trujillo)



Pescado fresco – Mercado La Hermelinda, Trujillo.


Res, jamón… - Mercado La Unión, Trujillo.


Rabito de chancho – Plaza Chica, Trujillo


Cada domingo se arma la tradicional Plaza Chica, donde productos de la sierra liberteña son ofertados. Mote, cecinas… - Trujillo.


La penicilina peruana también es ofertada: Chuño. Trujillo


Cortar la res es todo un arte – Mercado dominical de Otuzco. La Libertad


La crisis económica innova también los anticuchos: anticuchos de pata de pollo. Mercado de Otuzco. La Libertad



Lambayeque, Departamento con identidad ancestral. En el mercado Modelo esta el sector de herbolarios conocido también como: Mercado de brujos. En este sector se encuentra todo los ingredientes para curar toda enfermedad, así como también, atar y desatar amores, atraer la pareja deseada… Chiclayo, Lambayeque.


Mercado de Chulucanas.


Mercado San Camilo de Arequipa.


Una de las mejores floristerías del Perú está en San Camilo de Arequipa.


En Arequipa tienen la peculiar tradición de comercializar las Ranas, para producir bebidas afrodisíacas, así como también, para enfermedades biliares, renales…




Mercado de Pisac, de la tradición al modernismo… Cusco.

4 comentarios:

Maritza dijo...

A pesar de la modernidad que nos deshumaniza tanto a veces, el mercado es aún uno de mis reductos favoritos. Buena! querido amigo

Jenny Alva dijo...

Tengo muy desarrollado el olfato y los mercados son una fuente rica de olores y los olores no sé por qué para mí son recuerdos.... El mercado municipal de mi barrio es lo que más se acerca a esas nostalgias, a esos Andes, a ese Pacífico....

Víctor Corcuera Cueva dijo...

Hola Maritza. Gracias por tus palabras... Que seria un pueblo sin un mercado?
Saludos y salud con un buen tequila!

achirana dijo...

excelente tu post,xq a mi tambien me gustan los mercados, me dio mucho gusto encontrarte y leerte ,un abrazo .